Ave María

Poesía dedicada a la Virgen

 

Dios te salve María,

noble albricia del Amor,

causa de nuestra alegría

y alabanza del Señor;

 

Llena eres de gracia

por divina dilección;

tu alma pura, sin falacia,

no conoce corrupción;

 

El Señor está contigo

como el sol junto a la luz,

como está en la espiga el trigo

o los brazos en la cruz.

Bendita, Madre, tú eres

-oh sagrario celestial-

entre todas las mujeres,

por ser Madre Virginal,

 

Y bendito sea el fruto

de tu vientre: tu Jesús,

cuya entrega fue el tributo

que agradó al Padre en la cruz.

 

“Santa María”, te aclaman

los creyentes con su voz,

y en los cielos te proclaman

como aquí, “Madre de Dios”;

 

Ruega tú, Corredentora,

por nosotros, pecadores,

desde ahora y en la hora

de la muerte y sus albores.

Amén.

 

P. Jason.

2 comentarios en “Ave María”

  1. Linda poesía. Debemos recitar cada día para invocar la protección de la Madre Celestial.
    Que la Virgen María nos auxilie y bendiga cada instante de nuestra vida.
    Gracias a ella por decir SÍ y ser la Madre de nuestro Redentor.
    Gracias Padre Jason por compartir esa poesía que debe oración permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.