Escuché tu voz Virgen de Fátima

¡Recemos el santo Rosario!     

P. Gustavo Pascual, IVE.

 

Mi primer ejercicio espiritual fue en la casa de retiro “San Pablo” en San Rafael en el año 1985. Lo predicó el Padre Carlos Buela. El fruto que saqué de él fue el rezo del Santo Rosario todos los días. Hoy 20 años después persevero por gracia de la Santísima Virgen en el propósito. Por el rezo del rosario han venido a mi vida muchísimas gracias. Entre las más importantes mi vocación a la vida religiosa.

La Virgen María quiere la honremos con el rezo del Santo Rosario. Nos llama a rezarlo, escuchémosla: “Responderé a la voz de tu clamor, luego que te oiga”[1].

            En su aparición en Fátima lo ha pedido.

En la primera aparición, el domingo 13 de mayo de 1917:

“Recen el Rosario todos los días con devoción, para obtener la paz del mundo”.

En la tercera aparición, el viernes 13 de julio de 1917:

            “Insistió, por tercera vez, sobre el rezo diario del Santo Rosario en su honor, con la intención de obtener la ansiada cesación de la guerra, porque únicamente ella podía socorrerles”.

            En la última aparición, la Virgen ha declarado:

“Soy Nuestra Señora del Rosario”.

 Los papas han recomendado esta devoción

León XIII tiene doce encíclicas recomendando el rosario. Principalmente la Encíclica Supremi apostolatus officio del 1 de septiembre de 1883.

San Pío X dice: “La oración del rosario es la más bella de todas, la más rica en gracias y aquella que toca más el corazón de la Madre de Dios. Si queréis que reine la paz en vuestros hogares, rezad allí el Rosario en común”.

            San Juan XXIII en su Carta Apostólica sobre el Rosario Il religioso convengo del 29 de septiembre de 1961.

Beato Pablo VI en su Exhortación apostólica Marialis cultus.

            San Juan Pablo II en su Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae del 16 de Octubre de 2002.

 

La Iglesia es incansable en honrar a María

Reconoce que no hay beneficio que no reciba de su mano. No hay mal que gracias a su intercesión, no desaparezca.

La Iglesia toda quisiera ser lenguas para alabar a la Virgen pues todo lo que tiene es por ella y por ella alcanza lo que pide. María es la omnipotencia suplicante. La Iglesia quiere hacer de la tierra un cielo nuevo para la Madre de Dios. La Iglesia ofrece dones a María y lo que mejor la representa es la rosa.

+ Por la fragancia de su olor suavísimo que simboliza la celestial pureza de María.

+ El delicado matiz de sus colores que representa su hermosura más que angélica.

+ La medicinal virtud de sus jugos que representan y prefiguran el universal remedio que para nuestras dolencias ha traído María. Su sangre que dará al Verbo Encarnado para que derrame en el Calvario.

Ofreciendo a María una rosa la honramos y confesamos ser ella la flor que ha brotado de los Patriarcas y Profetas. ¡Cuanto más si le ofrecemos un ramillete de rosas por el rezo del Santo Rosario!

Ofreciéndole este ramillete de rosas la consideramos parte muy principal en la obra redentora y al rezarlo recordamos sus misterios y la confesamos depositaria y tesorera de todas las gracias que consiguió Jesús en la cruz.

 El rezo del rosario es útil para la Iglesia

Dice Juan Pablo II: el rosario es el compendio del Evangelio[2]. Toda la fe cristiana se encierra en él y es la mejor confesión de pertenecer a la verdadera Iglesia.

El rosario ha sido siempre la oración de la Iglesia desde los primeros siglos. Rezaban los primeros cristianos el Padrenuestro y la salutación angélica que era la profesión de fe en la Encarnación.

Las sombras del Antiguo Testamento se desvanecen con la Redención. Jesús y María son los personajes principales.

La Iglesia hablaba del Hijo y de la Madre con la lengua de Jesús en el Padrenuestro. Con el Ave María recordando la anunciación y en las palabras de Isabel en la Visitación.

Estas oraciones del Padrenuestro y del Ave María eran el canto perpetuo de la nueva religión y símbolo en forma de plegaria.

Luego ante la herejía nestoriana la Iglesia añadió la declaración de María como Madre de Dios: santa María Madre de Dios.

 

    Señal del cristiano que canta las glorias de María

La salutación angélica “El Angelus” fue al principio y hasta ahora en la Iglesia un acto de fe, de esperanza y de caridad.

Los herejes que se levantaron para denigrar al Hijo y por ende a la Madre encontraron en la recitación del Ave María un obstáculo.

Por eso María al aparecerse a Santo Domingo afligido por no poder vencer la herejía albigense le enseñó el rezo del Rosario y con el obtuvo grandísimos resultados.

Gracias al Santo Rosario la edad media toma ese carácter profundamente cristiano. Se distingue por su amor a la Virgen.

El Rosario enardecía los corazones y confundía y desbarataba las herejías.

¿Y por qué todo esto?

Porque María es:

+ Madre de la Sabiduría increada, la que trajo la totalidad de la verdad al mundo.

+ La sabiduría creada, que ilumina y da luz a los doctores y teólogos para defender la fe. “Cetro de la doctrina ortodoxa” (San Cirilo), “ruina de las herejías” (San Atanasio).

Los Santos Padres unánimemente reconocen que ella ha sido elegida para combatir contra la herejía.

El instrumento de que se vale María para promover la gloria de su Hijo y de la Iglesia es el Santo Rosario.

El rezo del Santo Rosario es señal inequívoca de fe y piedad y su descuido es señal de corrupción de costumbres y frialdad en la fe.

La Iglesia considera el Santo Rosario como la primera de las devociones para honrar a la Madre de Dios pues en él canta la obra más grande de la historia: la Redención.

[1] Is 30, 19

[2] Cf. Juan Pablo II, Carta Apostólica “Rosarium Virginis Mariae” nº 18…, 17.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.