Oración por las misiones (Pío XI)

Amabilísimo Señor nuestro Jesucristo, que con el precio de tu preciosísima Sangre has redimido al mundo, vuelve tu mirada de misericordia sobre la pobre humanidad, que en su mayor parte vive todavía envuelta en las tinieblas del error y en las sombras de la muerte, y haz que sobre ella resplandezca la luz de la verdad.

Señor, multiplica los apóstoles de tu Evangelio, enfervoriza, fecunda y bendice con tu gracia su celo y sus fatigas, para que todos los infieles te conozcan y se conviertan a Ti, su Creador y Redentor.

Atrae a todos los descarriados al seno de tu redil, y a los rebeldes al seno de tu única y verdadera Iglesia.

Amabilísimo Salvador, apresura el advenimiento de tu Reino sobre la tierra, atrae hacia tu Corazón dulcísimo a todos los hombres, para que todos puedan participar de los incomparables beneficios de la Redención, en la felicidad eterna del Paraíso. Amen.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.