La mujer adúltera

  • Poesía
  • (JN 8, 1-11)
+++
Se encontraba Jesucristo
predicando allá en el templo,
multitudes lo escuchaban
como auténtico maestro;
+
Acudían las ovejas
a los pastos del divino
que curaba las dolencias
de los tristes y afligidos;
+
Cuando entonces los escribas
con los zorros fariseos
le presentan una rea
sorprendida en adulterio,
+
Y poniéndola en el medio,
aumentando su ignominia,
con irónica consulta
se dirigen al Mesías:
+
“La mujer que estás mirando
por culpable la traemos,
descubierta fue flagrante
en delito de adulterio;
+
En la ley Moisés nos manda
que apedreemos sin demora
a mujeres semejantes:
¿Tú, qué dices de estas cosas?”;
+
Pero hablaban con engaño
pues buscaban un motivo
de acusarle de rebelde
a la ley de los antiguos.
+
Mas Jesús no dice nada
e inclinándose hasta el suelo
sus deseos desconcierta
escribiendo con el dedo;
+
Mas como ellos insistiesen
exigiendo una respuesta,
se levanta bien erguido
y responde con sorpresa:
+
“De vosotros quien se encuentre
en conciencia sin pecado,
la primera de las piedras
que le arroje sin retraso”,
+
E inclinándose de nuevo
tan sereno como era,
sin mirarlos continúa
escribiendo en la tierra.
+
Y en oyendo sus palabras,
perturbados y molestos,
uno a uno se marcharon
comenzando por los viejos;
+
La mujer de pie en el medio
continúa sin moverse,
solamente quedó Cristo,
los demás están ausentes.
+
Levantando la cabeza
se dirige a la culpable
el Autor de la justicia
con mirada penetrante:
+
¿Dónde están los fariseos
que apedreada te quisieran?,
¿dónde fueron los escribas?;
¿es que nadie te condena?
+
Sollozante y compungida,
con extraña fortaleza,
y un susurro quebrantado:
“Señor, nadie”, le contesta.
+
Y el Mesías bondadoso,
perdonándola con creces,
le responde con ternura:
“ve tranquila; ya no peques”
+
P. Jason.

Un comentario sobre “La mujer adúltera”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.